SWAMP SNACKS para el Europa Ludi

Talvez suene a inconsecuencia, pero ya está hecho, así tal cual como suena.

Quizá algunos hayan notado mi desconexión los últimos cuatro o cinco días. Es que luego de pensarlo y sopesarlo mucho, de analizar mis intenciones y planes a futuro, de considerar los comentarios recibidos acerca de la postulación de mi juego, finalmente decidí participar en el certamen. Lo cierto es que en un principio el caballo de batalla sería el proyecto “Black Harvest”, pero finalmente y habiendo terminado el proyecto de un juego más sencillo y atractivo para el público familiar, decidí inclinarme por el Swamp Snacks.

Sin embargo (y de allí mi desaparición), debería dejar el juego en condiciones de competición y además debía traducir el reglamento a la lengua de Shakespeare, por lo cual agarré y me hice a la ardua tarea.

Primero que nada he de decir que tuve que revisar y rehacer mucho, de hecho, hay mecánicas que se han transformado bastante, pero en lo medular el juego ha mantenido su espíritu, es más, creo que ya podría ser llamado con menos vergüenza “juego de relleno”, como era la intención original.

Lo lamento por aquellos que se hayan descargado las versiones anteriores, pero ha habido cambios dramáticos, tanto en los componentes como en las mecánicas (y si acaso alguien llegó a fabricárselo, seguramente estará evaluando la posibilidad de asesinarme), pero he de decir en mi defensa que los anteriores, pese a tener ciertas deficiencias en la experiencia de juego (sobre todo durante los primeros turnos), siguen siendo jugables.

Primero debía hacer bajar de peso notablemente al juego, así que reduje fichas, cartas y tarjetas. Luego debía mejorar su jugabilidad, por lo que modifique el motor de la mecánica principal y luego agregué, quité y modifiqué en varias mecánicas accesorias. Finalmente me quedaba el reto de retos (al menos para mi y mi puta dialéctica); debería reescribir las reglas del juego, quitando la paja, acotando lo medular y siendo menos literario/convulsivo y más preciso y conciso. Para colmo de males luego debía traducirlo al inglés.

Los cambios principales han sido los siguientes:

  • Quité todas las cartas asociadas al movimiento de las ranas, que entrampaban bastante, y logré reducir el mazo de cartas de acción a 4o cartas.
  • Quité todas las tarjetas de referencia para direcciones de avance. Ahora el movimiento está regido por una única referencia para todas las partidas.
  • Eliminé el asunto de las ranas alfa y las ranas híbridas; ahora sólo existe un tipo de rana y además los jugadores tampoco deberán elegir entre ranas de distintos colores. La rana de cada jugador será del color de cada jugador (azul, rojo, verde y amarillo).
  • Con la eliminación de las cartas de movimiento, el motor de esta mecánica cambió de cartas a dados, con lo cual, el juego se entrampa menos y resulta más jugable. Ahora los dados son de un solo color.
  • La escala evolutiva de los renacuajos fue reducida de 6 etapas a solamente 3, con la finalidad de simplificar los componentes y agilizar el sistema de reemplazo de ranas muertas.
  • Las antiguas fichas de fauna fueron separadas en dos grupos: fichas de recursos (mosquitos, ranas hembra y huevos) y fichas de serpiente acuática. Para las fichas de recursos fueron agregadas fichas nuevas de cada tipo en color amarillo y se redujo la cantidad de fichas para todos los grupos.
  • Además de lo anterior, también se modificaron los puntos de victoria (ahora puntos de conservación), con la finalidad de hacer más copetitivas las partidas.
  • El jugador inicial sigue siendo aquél que tenga los ojos más grandes y saltones.

Con todo lo anterior creo haber cumplido mi objetivo de dejar el juego en condiciones de competición y además logré reducir el reglamento de 10 a 4 páginas en formato A4 y textos en Calibri de 9 puntos.

Con la traducción al inglés, la verdad es que me sorprendí gratamente de mis conocimientos y quedó lista y revisada en sólo dos días.

Finalmente, he remitido las nuevas reglas a una pequeña (y selecta) lista de correo, con la finalidad de contar con opiniones más variadas y profesionales, en virtud que las reglas del certamen permiten realizar ciertas modificaciones entre la etapa de presentación de los proyectos y las pruebas de juego tras el primer corte.

Ahora sólo habrá que esperar que haya suerte, mas tengo confianza en lo siguiente:

“Audentes fortuna juvat” – Virgilio (70 – 19 a.C.)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s