Dadofobia, ¿de qué estamos hablando?

Desde hace algún tiempo he notado la gestación de una tendencia hacia la reducción del azar en los juegos, por parte de las preferencias del público, pero que obviamente hacen mella en lo que ofrece el mercado (lo más básico sobre las leyes de la oferta y la demanda). Lo anterior, para ser sincero, no me molesta. Lo que realmente en realidad me incomoda un poco es la actitud que adopta cierta gente al respecto y el afán incongruente de algunos de culpar a los dados sobre restar seriedad a los juegos… el sentirse superior a los dados, si se quiere.

– Si es con dados no es para mi-. Es un comentario demasiado frecuente en los foros, la blogosfera y los podcast, muchas veces con aires de supuesta superioridad intelectual, pedancia e incluso altanería. Yo me pregunto: – ¿qué mierda es esto?-.

A mi modo de ver las cosas, los juegos son como la vida y a la vez son parte de ella; ¿qué juego acaso no trata sobre la vida o sobre cómo nos gustaría que ésta fuese?; aventuras, intrigas, administración de recursos… hasta los abstractos tratan, al final de cuentas, sobre un desafío entre dos o más personas que se reúnen ante una mecánica que los opone. Por supuesto que la vida está no llena, sino repleta de situaciones, fuerzas y avatares que no podemos controlar, ya que dependen de una sinergia cósmica muy difícil siquiera de comprender. A mi humilde entender, pese a lo increíblemente capacitados que podamos ser, pienso que el factor azar (y con ellos los dados como su epítome), refleja nuestra humana impotencia ante fuerzas que desconocemos y que nos gobiernan, pero que igualmente debemos aceptar e intentar aprovechar para salir adelante.

En ese sentido, personalmente prefiero aquellos juegos en que vale más la capacidad de improvisación del jugador ante resultados impredecibles que aquellos ultraconcebidos para reducir el azar a la nada y de los cuales sus parroquianos se debanan los sesos por hallar la quintaescencia de la estrategia perfecta.

Al principio he mencionado que la reducción a cero del factor azar es una incongruencia, ya que la sola oposición de voluntader que buscan alzarse con la victoria ya significa la inclusión de un factor de azar más o menos elevado (a menos que alguien posea el don de la precognición), en el sentido de que los planes perfectos no existen (y como hombre de armas lo sé muy bien); existe un antiguo adagio militar que dice que “los planes duran hasta que comienzan los disparos”. La oposición de voluntades genera enfrentamiento, el enfrentamiento caos y el caos aleatoriedad. como ya he dicho, lo trascendente es la capacidad de improvisar y adaptarse al cambio.

Obviamente hay mejores y peores juegos, en ellos se refleja la capacidad del diseñador para retratar la realidad con mecánicas que sean un buen o mal reflejo de ella; los juegos mediocres son aquellos en los cuales el factor azar no es congruente con la realidad o a lo menos con la percepción de realidad que tenga el público objetivo. Un buen diseñador debe además entender aquello y retratarlo en sus juegos.

Lo que quiero decir es que con dados o sin ellos, sencillamente es imposible huir del azar, y que en ausencia de ellos, lo aleatorio lo pondrán las cartas, las losetas, las bolsas con fichas o la simple oposición de dos jugadores (como en el ajedrez).

En tal sentido, me parece una posición bastante estúpida el culpar a los dados, creo que el aspecto que realmente es necesario identificar y huir de él, son las malas mecánicas hechas por diseñadores incompetentes e incapaces de comprender lo necesario para aislarlo y convertirlo en una mecánica de juego que refleje la realidad, ya sea ésta actual o supuesta.

3 thoughts on “Dadofobia, ¿de qué estamos hablando?

    • Me alegra que te haya gustado la entrada y me alegra saber también que estés de acuerdo con lo que traté de representar… es que siempre me han gustado los dados y en ocasiones molesta un poco que los hagan ver como una suerte de componente “pueril” en un juego, es una opinión que no comparto en lo absoluto.
      Sin embargo desde hace unos días me he lanzado a la empresa de diseñar algo sin dados, se trata de un abstracto con temática (pegada con engrudo) de túneles de enanos en el corazón de una montaña, del cual espero poder mostrar los primeros avances pronto.
      Un saludo y gracias (otra vez). 😉

      • Jajajaj la idea de los enanos en la montaña se parece un poco al señor de los anillos (el hobbit)
        Buena entrada

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s