Trenes que hacen ¡Choo-Choooo!

Lo primero es dejar claro que los de “Trenes que hacen ¡Choo-Choooo!” (léase “¡Chú-Chuu!”) no es concepto que me pertenezca; fue utilizado por primera vez por Bascu de “La voz de su juego” (a.k.a. WasQ en la BSK) en uno de los capítulos del podcast para retratar su frustración con respecto a las mecánicas más comunes de los juegos que se hacen llamar “ferroviarios”.

Pero el principio es ese, desde pequeño que me molan los trenes (seguramente por el escaso recuerdo que tengo de los vestigios de un malavenido tren de juguete Märklin que había en casa, seguramente de alguno de mis tíos, allá lejos en mi infancia más temprana) y hasta hoy no he logrado encontrar una adaptación o sustituto afortunado (y económico) que represente los estímulos que busco para evocar el viaje en tren y el control de una red ferroviaria… ningún software, incluidos el Microsoft Train Simulator y el Railroad Tycoon y lamentablemente tampoco ningún juego de mesa de los que conozca.

Sin embargo he disfrutado con la película de Tony Scott “Unstoppable” y con la lectura del libro “Sodor: reading between the lines”, del hijo del Reverendo W. Awdry, creador de “The Railway Series”, un conjunto de libros infantiles en los que actualmente se basa “Thomas the Tank Engine” y luego “Thomas and friends”.

Unstoppable (2010), una película de trenes dirigida por Tony Scott (RIP) con Denzel Washington y Chris Pine, que disfruto bastante

Unstoppable (2010), una película de trenes dirigida por Tony Scott (RIP) con Denzel Washington y Chris Pine, que disfruto bastante

Sodor: reading between the lines, un libro de Christopher Awdry, donde se explica en tono adulto la creación de la Isla de Sodor y el desarrollo de su sistema ferroviario

Retomando el tema que nos reúne en este blog, el de los juegos de mesa, he sabido de muchos juegos que utilizan el tren y sus afines como pretexto para sostener mecánicas, y también he jugado a algunos pocos. Una gran mayoría se enmarca en una categoría bautizada como 18xx, que en realidad no evoca en lo absoluto (y tampoco lo pretende) la delicia del viaje en tren ni el control (técnico) de una red ferroviaria (aunque sí el control financiero), más bien tratan sobre especulación económica, acciones en compañías y asuntos por el estilo, que sinceramente no me llaman en nada la atención. Otra gama o categoría trata sobre la construcción de líneas y su consiguiente aprovechamiento económico de modo muy similar a los 18xx, pero tal vez de modo más sencillo… pero al parecer hay muy poco más…

1830, un juego de mesa de la serie 18xx, muy interesante en lo que a especulación se refiere, pero bastante frío en términos ferroviarios

Lo que yo quisiera ver es un juego donde deba conducir una locomotora (en perspectiva 3ra. persona) a través de un intrincado sistema ferroviario (ya delineado) y arrastrar carros de aquí allá optimizando las distancias, los tramos (itinerarios), alcanzando estaciones, sortendo túneles, empalmes, cruces y problemas en las vías, cumpliendo objetivos de entregas de cargas y recorridos expresos… Es mucho pedir.

Del Ticket to Ride de Alan R. Moon tenía ciertas esperanzas, pero aún siendo un juego entretenido, más que no dar el ancho de lo que esperaba, sencillamente el juego transita por otros derroteros (creo que de esto ya he hecho alusión en el pasado); los trenes no hacen ¡Choo-Choooo!, no se desplazan por el tablero, más bien lo ocupan en una mecánica que no refleja en nada el tema del juego (los que se hayan dado la molestia de leer las reglas sabrán algo sobre el aniversario de la hazaña de Mr. Philleas Fogg (La Vuelta al Mundo en 80 Días) y la apuesta del grupo de amigos por hacer el máximo de recorridos ferroviarios en 24 hrs…)

Ticket to Ride, de Alan R. Moon. Un juego donde los trenes no transitan, si no que ocupan las vías

Hace ya bastante tiempo intenté mejorar ese aspecto del Ticket to Ride y utilizando sus mismos componentes (o casi, ya que debí añadir locomotoras), redacté unas reglas nuevas para jugar un juego de recorridos, recepción y entrega de cargas. A dicho sistema alternativo lo llamé Ticket to Ride: Railmaster y se encuentra disponible en mi sección de prototipos descargables.

Ticket to Ride: Railmaster, mi esfuerzo por otorgar al TtR una sensación ferroviaria más intensa

Sin embargo, mi real objetivo era (y es) crear un juego de tablero que recree adecuadamente lo que yo entiendo por “emoción ferroviaria”, es decir, donde los trenes hagan ¡Choo-Choooo! y que además se incluyan gorras de maquinistas para los jugadores, jajajaja.

En dicho sentido, durante bastante tiempo trabajé en un juego basado en la Isla de Sodor y las locomotoras animadas de “The Railway Series” (Thomas y sus amigos), proyecto que en su momento fue conocido como “Sodor Railways” e incluía a las locomotoras: Thomas, Percy, Gordon, Edward, James, Emily, Spencer, Henry, Toby y Hiro para elección por parte de los jugadores, cada una con sus propias características, fortalezas y debilidades, las cuales deberían cumplir las misiones impuestas por Sir Topham Hat.

El tablero diseñado para Sodor Railways

No obstante lo que me mola “The Railway Series”, finalmente decidí bajar la cortina al proyecto “Sodor Railways” para transformarlo en un asunto con propiedad intelectual propia, digamos para hacerlo más dúctil y facilitar las posibilidades de llegar a publicar algún día, lo cual representa mi deseo final en todo esto. En ese sentido he prescindido también del tema infantil y le he otorgado un faz más adulto, sin locomotoras animadas (aunque igualmente se identificarán a través de un número y un nombre, todos de mujer).

El resultado (aún en una etapa de desarrollo más bien temprana) lo he bautizado como “Greenhood Railways” y trataría sobre “una competencia ferroviaria” entre hermanos por hacerse del control de la Compañía de su padre, quien ha organizado dicha competencia para nombrar a su sucesor, para lo cual, cada jugador representará a uno de los hermanos y se le entregarán dos locomotoras para realizar la mayor cantidad de “ordenes de carga y transporte” en 48 hrs. Obviamente, quien logre optimizar al máximo el uso de las vías será el merecedor del anhelado premio (y el vencedor del juego, por lo demás).

Box cover diseñado para el nuevo proyecto de juego ferroviario

Para terminar, sólo decir que en vano buscarán a Greenhood en el mapa; al igual que Sodor, se trata de una isla imaginaria que he inventado para poner sitio al juego, e hipotéticamente se encontraría entre territorio estadounidense y Canadá, en la boca de la Bahía de Fundy al norte de Cape Cod (cerca de Boston).

Desarrollo del mapa y el trazado del sistema ferroviario de Greenhood. Parte de la base que la isla se divide en tres zonas geográficas principales, una campiña y colinas verdes al Oeste, una columna montañosa al centro y las tierras altas forestales al Este

Desarrollo actual del tablero de juego, con el mapa de la isla editado y algunos recursos marginales de juego, como el track de los puntos de victoria, la ubicación de los mazos y los cuadros de control de empalmes

6 thoughts on “Trenes que hacen ¡Choo-Choooo!

  1. Me acuerdo cuando me comentaste de la idea en su dia en el Ex-Bar Santoro y flipee de inmediato, quizas no lo demostre por estar desconcentrado con tanto juegos en el lugar, pero es realmente novedosa.

    OJO, con el tema de pick and delivery ¿no es esta la mecanica final del juego, cierto? ya que creo que Railes tiene un poco de eso, tomar mercancias y optimizar tus rutas para realizar las entregas de la mejor forma.

    Saludos por casa.

    • Ja!, recuerdo ese día que llegué todo emocionado con el mapa en el iPad.

      Sobre el Raíles la verdad es que en varias oportunidades lo he escuchado mencionar y admito que nunca le he puesto el ojo; voy a informarme en la BGG.

      Sobre eso del “Pick & Delivery”, veo que lo pones como si fuese una debilidad… por lo que me apura un poco decir que sí, en gran parte la mecánica se sustenta en dicho concepto, pero no creo que sea algo malo, de hecho, varios de mis proyectos van por ese derrotero: “Nantucket” es un ejemplo y tengo algunas ideas más aún en pañales, como uno de saqueadores de tumbas por encargo (que macabro) y otro sobre caza-recompensas y coleccionistas inspirado un poco en Lucas Corso, el personaje de “El Club Dumas” de Pérez-Reverte (libro que fue adaptado a la pantalla grande por Roman Polanski con el nombre de “La Novena Puerta”)… “Castelfonso de Vallenegro” (mi monster-proyect) también tiene algo de Pick & Delivery, aunque en él lo que se recoge son tesoros e información, y lo que se reparte son piñas, jajaja.

      PS: Emilio me contó que estuvo tratando de comunicarse contigo antes de partir a Alemania, no sé por qué sería, pero al parecer había algo que le preocupaba.

      • Ex-Bar Santoro, ahora se llama “Maldito Bar”… pero es igual solo que con logos diferentes, ni idea de porque lo hicieron.

        Con respecto a lo del Pick & Delivery no lo digo com o una debilidad sino mas bien porque Railes de Martin Wallace usa ese sistema con el de construccion de vias ferroviarias y trenes, nada contra la mecanica Pick & Delivery, de hecho una de las novedades de Essen 2012 que mas me ha llamado la atencion utiliza de manera brillantes los meeples y esa mecanica.

        Ni idea de lo de Emilio, pero que raro que no me encontrase… era cosa de mandar un mail.

  2. Como sabrás he ido viendo cosas que ponías respecto al desarrollo por las redes sociales y la verdad es que estoy impresionado con el trabajo que has invertido. Tiene una buena pinta estupenda. Y el mapa te ha quedado muy chulo.

    Y hombre tanto como que me pertenece el concepto: los trenes hacen Chú-Chúuu… ahí te has pasado un poco. Se cedo a los peques, en el fondo soy como un crío y esa expresión creo que sale de eso. De cuando un padre o una madre con su hijo ve un tren y estos le dicen: ves? el tren hace chú-chúuu!

    Un abrazo

    • Tienes razón y algo he sugerido al respecto; creo que a muchos nos gusta el tema de los trenes por “el niño interior”… algo hay en aquellos bichos de acero que nos evoca a la infancia.

      Muchas gracias por los comentarios y el apoyo moral, como “compañero de armas” sabrás lo importante que resulta el respaldo, sobre todo cuando éste viene de un pro. Si alguna vez llego a publicarlo te envío una copia firmada por el autor, jajaja.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s